El email marketing (y III)

El email marketing (y III)

Incrementar indiscriminadamente el envío de correos electrónicos no deriva en más ventas ni en mejor comunicación. Sólo acrecienta la probabilidad de que nos consideren spam, el aumento de bajas en la suscripción y el cansancio del receptor.

Un ejemplo claro en el mundo no virtual son las acosadoras llamadas de una compañía de telefonía móvil a horas absolutamente intempestivas (seguro que conocen a más de uno que se ha dado de baja, a pesar de la seductora propuesta de ahorro de costes).

 

¿Cuáles son los días y las horas adecuadas?

Existen muchos estudios que tratan sobre este aspecto de forma específica y centrados en España, pero la realidad es que hay muchas variables y factores en juego (target, tipo de producto o servicio, actividad de la empresa…) y el equilibrio entre todos los factores es determinante. Probar y medir, sin duda, es la decisión más acertada.

Según el análisis de diversos estudios publicados y de los datos que poseo, los jueves, martes y miércoles, por este orden, son los mejores días. En cuanto a la hora, la mejor franja de aperturas se produce entre las 8:00 y las 9:00 horas y a partir de las 15:00 y las 16:00 horas. Las mejores tasas de clics se obtienen en los email remitidos entre las 8:00 y las 10:00 horas y a partir de las 12:00 y las 16:00 horas.

Otro dato que se debe tener en cuenta es la tasa de apertura. Las estadísticas indican que la tasa es de un 23,63% en la primera hora a partir del envío; en la segunda hora, del 9,52%; en la tercera hora, del 6,33%; en la cuarta hora, del 4,80%. A partir de las quinta hora las aperturas de correos disminuyen hasta el 90%.

 

¿Qué medir?

Si en el día a día aprender de los errores es clave para el desarrollo del individuo y de la sociedad y evita que estos se reproduzcan, en el email marketing resulta lo mismo. Medir nos permite optimizar la inversión y el tiempo dedicada a ella. Aprender y conocer nos facilita ser efectivos y allanar el camino hacia el objetivo marcado. Existen tres tipos de métricas que evalúan los distintos aspectos de una campaña: entregabilidad, compromiso y ganancia (monetización).

  • Entregabilidad. Mide la cantidad de mails que se remiten y los que llegan, así como el impacto que causan. Las métricas recogen los siguiente parámetros: tasa de entrega (número de correos entregados menos número de correos rebotados entre los enviados) y tasa de rebote (números de email entregados entre el número de email enviados).
  • Compromiso. Mide el impacto positivo o negativo que generó la campaña. El parámetro que se mide es la tasa de baja, es decir, el número de email que se han dado de baja entre los correos entregados menos los correos enviados.
  • Ganancias. Son los datos que nos permiten saber las ganancias y calcular el ROI (siglas en inglés Return on Assets, retorno de la inversión). La métrica es la siguiente: tasa de conversión (número de email que generan una acción entre los correos entregados menos los rebotados). El concepto de generar una acción hace referencia al hecho de rellenar un formulario, comprar, suscribirse… El ROI, por su parte, se mide así: total de la facturación menos el coste de la campaña entre 100 x el coste de la campaña.

 

Publicado Originalmente en el Blog de Momo Marrero

Imagen: Fotolia

 

Marketing Noray
noray.comunicaciones@gmail.com

Equipo Noray



X