productividad

Cómo incrementar la productividad en el establecimiento hotelero (I)

Es indiscutible que el turismo es uno de los motores económicos no sólo de España, sino del continente Europeo. Hemos comenzado el año celebrando cifras estupendas de ocupación hotelera durante 2014 y expectativas igualmente positivas para los próximos meses en prácticamente todos los destinos turísticos de nuestra geografía.

Se nos llena la boca hablando de altos niveles de ocupación hotelera y extrahotelera, pero pocos hablan de la productividad de unos establecimientos que no siempre están en disposición de sacar una óptima rentabilidad a esa ocupación.

Porque no olvidemos que la ocupación, las estancias o el número de reservas de un establecimiento hotelero son indicadores importantes de facturación total. Pero la clave del negocio reside en la eficiencia de aquellas estancias: en ser capaces de sacarle la máxima productividad a esos elevados niveles de ocupación.

 

Ante todo debemos ser competitivos

Tradicionalmente, Europa ha sido el destino estrella de gran parte del turismo mundial, aunque algunos factores como la globalización en las comunicaciones y el abaratamiento de los transportes, sobre todo el aéreo, han propiciado la aparición y la expansión de nuevos destinos turísticos. Además, la posición de Europa como mayor emisor de turistas y el acceso de éstos a otras regiones del mundo (a costes más asequibles) han convertido a América, Asia y el Pacífico en grandes competidoras del viejo continente.

Como no nos cansamos de repetir, el sector turístico es, por naturaleza y necesidad, uno de los más permeables a las novedades. Y no basta con adaptarse, es necesario adelantarse a los cambios para que nuestra empresa sea realmente competitiva. El sector hotelero y extrahotelero español se ha visto sometido a importantes transformaciones en la última década. Se ha producido un aumento de las presiones competitivas tanto en destinos nacionales como internacionales y, pese a las buenas cifras de ocupación registradas en los últimos tiempos, sigue registrándose una caída generalizada de la rentabilidad en las empresas.

Las principales recomendaciones se dirigen a la desestacionalización de la demanda y a la orientación del negocio hacia otros segmentos distintos al turismo de sol y playa, y otros aspectos demasiado generales (y, quizás, demasiado costosos para la empresa), dejando olvidado, tal vez por obvio, el más básico: el aumento de la productividad y la eficiencia en la gestión de los recursos del establecimiento hotelero.

Debemos aprovechar el fácil acceso a las nuevas tecnologías y todos los avances que se realizan diariamente en este campo, para implementar políticas dirigidas a la modernización del establecimiento, con el objetivo de aumentar la productividad y la competitividad. Tal vez no sea necesaria una inversión excesiva: puede que no sean malos los mimbres, sino que no los estemos tejiendo de una manera correcta.

En las siguientes entradas intentaremos aclarar algunas dudas y encontrar soluciones para incrementar la productividad de la empresa hotelera lo que, obviamente, se verá reflejado no sólo en la cuenta de resultados, sino también en el grado de satisfacción de sus clientes externos y, por qué no recordarlo, también de sus clientes internos, su personal.

(Continuará)

 

Imagen: Fotolia

Si te ha resultado interesante este post, suscríbete al blog dejando tu email en el formulario que encontrarás en la columna de la derecha. Recibirás información sobre futuras entradas directamente en tu email. Además, te invitamos a compartir este post en tus perfiles en redes sociales o vía email utilizando estos iconos.

 

Sebastián Gómez
sgomez@noray.com